fbpx

Cómo conseguir lo que quieres

¿Qué valores y cualidades necesitas para alcanzar tus objetivos vitales? 

Escuchar al corazón. Como dijo Séneca: “Si no sabes a dónde te diriges, ningún viento te será favorable”. El primer paso para conseguir lo que quieres es saber qué es lo que quieres. Cuando escuchamos nuestros deseos más profundos, los que de verdad nos indican el camino que creemos nos dará bienestar real, es cuando escuchamos a nuestro corazón.

Confianza. La confianza es algo intangible, pero se ve y se siente cuando está en nosotros. Un “¡Sí puedo!” que nos da la fuerza y la seguridad que necesitamos para avanzar. Esto no significa que no podamos tener miedo mientras vamos a por lo que queremos, pero la confianza nos permite superarlo. 

Honestidad. Nuestro ego se las arregla increíblemente bien para disfrazar nuestro miedo con fantásticas excusas: “en realidad no me apetece”, “no tengo tiempo”, “no estoy preparado”, “mejor más adelante”, etc.. La honestidad te permitirá ver cuándo es el miedo el que impide tu acción. Para nuestro ego `si no lo intentas no fracasas´, no intentarlo te mantiene a salvo en la zona de confort. Pero ¿Y si en realidad no intentarlo es mucho peor que “fracasar”? Cuando nos damos cuenta de esto, tal vez descubramos que es mejor encontrar nuestra valentía que seguir siendo esclavos de nuestro miedo.

No importa cómo de largo sea el camino, se avanza paso a paso

Valentía. Habitualmente cuando persigues tus sueños te topas con tus miedos, con dudas sobre tu capacidad, con gente que no cree en tí o no te apoya o con malos recuerdos del pasado. Digan lo te digan tus miedos, continúa.

Compromiso. Cuando tus metas no son cosas a conseguir en el corto plazo te encontrarás con días en los que estás muy motivado para avanzar y otros en los que no. Tu compromiso contigo, con tu corazón, es el que te hace sacar fuerza para mantenerte firme en tu propósito.

Humildad. Reconocer que necesitas aprender nuevas habilidades y herramientas antes de dar ciertos pasos te puede ahorrar darte de cabezazos contra un muro innecesariamente. La humildad también nos permite reconocer que necesitamos apoyarnos en las personas que están dispuestas a apoyarte y a confiar en tí, incluso aunque a veces estas relaciones no sean siempre fáciles de llevar. 

¡Hay muchos más! Como la gestión emocional, que nos facilita llevarnos bien con nosotros mismos en nuestros días malos. El autoestima que hace que la elección entre amarnos y hacer lo que es bueno para nosotros o poner excusas sea muy fácil de tomar. O el humor que nos ayuda a quitarle dramatismo a las dificultades que encuentrarás en el camino…y pasar un buen rato!

Seguir tus sueños, no va a ser necesariamente fácil, y no todos los días van a ser necesariamente divertidos. Pero nuestro corazón es nuestro mejor guía hacia nuestro bienestar, y si te ha hablado es mejor ser honestos, armarse de confianza, valentía y humildad y empezar a caminar. En esa senda la vida te da paz, crecimiento y realización personal.

Así que cree en tí. ¡Rétate! Y vive como de verdad quieres vivir 🌄

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *