fbpx

DESCÚBRETE

Sé tú mismo. ¿Quién? Tú mismo. ¿Y eso qué significa? Buena pregunta…

A menudo queremos que nos vean de una determinada manera: Alegres, confiados, eficientes, bondadosos… queremos ser aceptados por todos y para ello tan solo tenemos que encajar en esa imagen que tenemos de Mr./Miss. Perfecto.

Pero esta imagen…es una imagen. Todos tenemos días tristes y días alegres. Momentos de valentía y otros de miedo. Días en los que brillamos y días en los que nada nos sale bien. Y así con todos nuestros opuestos, somos nuestra luz !Y también nuestra sombra! Así que tratar de encajar en esa imagen ideal es… imposible. Tal vez podamos engañar a otros, tal vez podamos engañarnos a nosotros mismos. Pero en cualquier caso, vivir intentando encajar en una imagen es agotador, frustrante y, a la larga, deprimente.

Nuestra mayor belleza es ser nosotros mismos

Y entonces, ¿Qué significa ser tú mismo? Ser tú mismo no significa ser conforme a una definición o imagen. Ser tú mismo no significa ser tú sin tus miedos, tristezas, errores e imperfección. ¡Qué aburrido sería el mundo si todos fuésemos perfectos! Ser tú mismo es una elección hecha momento a momento en la cual puedes escoger cómo quieres responder a la vida en cada situación. Y en este momento ¡Y en este! Y lo bueno de todo, es que vale elegir expresar lo qué más amas en cada instante. Bendita libertad. ¡Sí puedes elegir!

¡Ah! Pero claro, nos da miedo cantar en público. Nos da miedo ser el único que se ríe a carcajadas en el grupo. Nos da miedo hacer el tonto. Nos da miedo decir “no” cuando no queremos hacer algo. Nos da miedo hasta decir “te quiero”. 

Y este es el magnífico reto que representa la autenticidad. Ir más allá de nuestro miedo y nuestra vergüenza para expresar lo que amamos. ¡Los valientes que den un paso al frente! Recibirán una recompensa intangible pero tremendamente valiosa: FELICIDAD. Los que no se atrevan, no pasa nada, siempre nos podemos conformar con vivir en nuestra zona de confort (incluso aunque no sea “confortable”). O tal vez HOY puedes dar un paso más allá, atreverte a hacer lo que amas y ser como quiere ser, aunque sea un pasito. Y luego tal vez quieras atreverte a dar otro y otro, mientras caminas con orgullo -y seguramente también con miedo- hacia la libertad de ser tú mism@.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *